Enfermedades por consumo de carne.
 

Enfermedades por consumo de carne.


El control sanitario de los alimentos en muchos países, donde son frecuentes los viajes turísticos o por motivos de trabajo, es muy deficitario por lo que la carne y otros alimentos no tienen un registro sanitario adecuado. Además, en poblaciones pequeñas o alejadas de las grandes ciudades es muy habitual el consumo de animales criados por la propia familia, sin ningún tipo de control veterinario. Siempre se ha dicho que lo que se puede comer en los pueblos es lo más saludable, sin embargo tanto en nuestro entorno como en el mundo menos desarrollado, ¡nada más lejos de la realidad!.


A continuación hablaremos brevemente de algunas de las enfermedades transmisibles por el consumo de carne cruda, roja o muy poco cocinada.


Toxoplasmosis.


La toxoplasmosis es una infección muy frecuente en España y otros países de Europa donde el consumo de carne roja es muy habitual. Generalmente la infección cursa de forma asintomática o poco expresiva, salvo algunos sujetos que pueden tener una linfadenitis, y suele ser autolimitada en la mayor parte de los casos, gracias al buen trabajo del sistema inmunitario que consigue controlar la infección, si bien el parásito queda enquistado de por vida.


La infección sin embargo puede ser extremadamente grave en las mujeres embarazadas –por la afectación del feto- y en los sujetos con inmunodeficiencia celular, particularmente aquellos con síndrome de inmunodeficiencia adquirida.


En general, la recomendación para las viajeras embarazadas y los sujetos VIH positivos sin anticuerpos para la toxoplasmosis es evitar el consumo de carne roja y embutidos.


Teniasis


La Taenia saginata se adquiere por consumir carne de vaca infectada. La enfermedad reviste, en general, muy poca importancia ya que el gusano sólo parasita en el tubo digestivo. El riesgo es escaso entre los viajeros y el tratamiento se debe hacer con niclosamida o praziquantel.


        La Taenia solium se adquiere por consumir carne de cerdo contaminada con quistes de la tenia. El mayor riesgo es la posibilidad de autoinfección y desarrollo de cisticercosis cerebral.



Triquinosis.


La triquinosis es una enfermedad producida por Trichinella spiralis. Afortundamente erradicada ya en nuestro país, pero ocasionalmente ocurren brotes epidémicos por consumo de carne de cerdo contaminada y que no ha sido inspeccionada por un veterinario.


El cuadro clínico es muy aparatoso y se caracteriza por la aparición de fiebre, dolores musculares generalizados, linfedema ocular, eosinofilia importante y, en algunos casos severos miocarditis.


El riesgo para los viajeros es escaso pero se recomienda evitar el consumo de carne de cerdo poco cocinada, así como de embutidos no controlados por sanidad.