ENFERMEDADES DEL VIAJERO

Coccidioidomicosis

Enfermedad causada por un hongo Coccidiodes immitis, es endémica en ciertas áreas de América del Norte, Central y Sudamérica; requiere climas áridos, calurosos, altitudes bajas y escasa flora.

 

Microbiología

 

Ciclo vital:

El hongo existe en la tierra en fase micelial, a medida que madura se forma un brote alargado (hifa), ésta se fragmenta y las esporas se transmiten por el aire, infectando un nuevo sitio de la tierra.

Ciclo saprofítico:

Son inhaladas por el huésped, en éste se hinchan (esférula), se reproducen por formación de esférulas internas (endosporas), la esférula se rompe liberando las endosporas.

Ciclo parasitario:

Si retornan al suelo, forma nuevamente la hifa.

 

Mecanismo de transmisión

La puerta de entrada es el pulmón, la infección se adquiere por inhalación.

 

Presentación clínica

Asintomática
  • El 60% son infecciones asintomáticas o indistinguibles de un proceso respiratorio común.
Sintomática
  • El 40% desarrollan síntomas de infección primaria de 1 a 3 semanas después de la exposición.
  • Tos, expectoración, dolor torácico, fiebre, artromialgias, nódulos en la piel, eritema multiforme.
  • Normalmente estas manifestaciones se resuelven espontáneamente.
Complicaciones
  • Sólo en el 5% aparecen secuelas pulmonares.
  • En menos del 1% la enfermedad se disemina, sobre todo en inmunodeprimidos, embarazadas, varones y razas de piel oscura.

 

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza por:

  • Serología, detectando anticuerpos frente al hongo
  • Cultivo en los diferentes fluidos corporales.

 

Tratamiento

  • Los pacientes con formas agudas sintomáticas severas o aquellos con factores predisponentes deben ser tratados con antifúngicos durante varias semanas para controlar la infección.
  • Los casos con infección diseminada se benefician de un tratamiento de inducción con anfotericina B (convencional o en liposomas) hasta que remiten los síntomas y posteriormente requieren un tratamiento de mantenimiento durante varios meses o de forma continuada si persiste la inmunosupresión.
  • Algunos casos con complicaciones pulmonares o secuestros óseos se pueden beneficiar de un tratamiento quirúrgico.
  • Las meningitis deben tratarse con altas dosis de fluconazol, itraconazol o/y anfotericina intratecal.